15.3.2011

Vivir de manera sostenible con La Carta de la Tierra. La Escuela Para la Vida Beluga, Tailandia.


La Escuela Para la Vida Beluga es una comunidad de aprendizaje con aproximadamente 240 habitantes, situada en la provincia de Phang-nga, en el sur de Tailandia. Ellos utilizan La Carta de la Tierra como una herramienta de aprendizaje y para vivir de manera sostenible.

La Escuela Para la Vida Beluga es una comunidad de aprendizaje de aproximadamente 240 habitantes, situado en la provincia de Phang-nga, en el sur de Tailandia. Asociada a UNESCO, miembro de la Red Global de Ecoaldeas (GEN) y activa defensora de La Carta de la Tierra, la Escuela Para la Vida Beluga es hogar  de más de 150 niños tailandeses que provienen  de entornos difíciles incluyendo sobrevivientes del Tsunami, niños de familias pobres y niños sin seguridad doméstica.

Los niños conviven junto a sus mentores en casas pequeñas de familia o en alojamientos más grandes en la comunidad. Estas “familias” también se encuentran dentro de estructuras muy al estilo de un vecindario o de un pueblo.  En ese contexto social los niños encuentran oportunidades para jugar y desarrollar una responsabilidad por la comunidad.  El proyecto también incluye un hogar para niños más pequeños, un jardín infantil, una escuela primaria, una escuela secundaria y educación vocacional.

El enfoque de desarrollo sostenible le da forma al concepto educativo  de la escuela y se conecta con el Principio-3 de La Carta de la Tierra que dice “construir sociedades democráticas que sean justas, participativas, sostenibles y pacíficas,” igual que con los Principios 9b y 9c, que establecen:

“b. Habilitar a todos los seres humanos con la educación. Y con los recursos requeridos para que alcancen un modo de vida sostenible y proveer la seguridad social y las redes de apoyo necesarias para quienes no puedan mantenerse por sí mismos.

“c. Reconocer a los ignorados, proteger a los vulnerables, servir a aquellos que sufren y posibilitar el desarrollo de sus capacidades y perseguir sus aspiraciones.”


Siguiendo la guía de educación de La Carta de la Tierra, los niños aprenden y viven de una manera socialmente competente, ambientalmente  responsable y activa empresarialmente. Los niños utilizan su creatividad para descubrir por sí mismos lo que significa la sostenibilidad. Por lo tanto, las lecciones de la escuela no solo toman lugar dentro de los límites de  las aulas y específicamente en un solo tema, pero son enriquecidas también por “centros de aprendizaje” que incorporan aprendizaje interdisciplinario y están basados en proyectos. En lugar de ser tan solo elementos temáticos en el plan de estudios, estos centros de aprendizaje son en realidad instalaciones arquitectónicas.

Los centros de aprendizaje incluyen:

  • Centro Para la Agricultura Orgánica– consiste en aéreas cultivadas en el terreno grande de las escuelas (7 ha) y una finca (4 ha) para el ganado, frutas y vegetales;
  • Centro Para el Cuerpo y Alma–incluye un pequeño conjunto de edificios para masajes, yoga y tratamientos de spa, así como canchas de fútbol, voleibol y básquetbol;
  • Centro Para la Nutrición y la Salud– incluye un comedor y una cocina de restaurante profesional;
  • Centro de Patrimonio  Cultural y de Desarrollo – incluye un anfiteatro, un museo del tsunami, un pabellón de religiones y edificios para música, danza y arte;
  • Centro Para el Turismo Sensible Culturalmente– incluye 18 pabellones de invitados, una piscina y un restaurante; y
  • Centro Para la Comunicación Internacional–  con dos edificios para clases de computación y lenguajes.

Los centros de aprendizaje son manejados por especialistas y tienen como meta la generación de ingresos, de acuerdo con la economía Budista y la filosofía de la economía de suficiencia, con el fin de reducir los costos de operación. Por ejemplo, de los ingresos provenientes del Turismo Sensible Culturalmente relacionados con las estadías, comidas y actividades, el 100% benefician directamente al proyecto. Los niños aprenden observando a los empleados directamente en sus respectivos trabajos, al igual que mediante su participación en numerosos talleres diarios. La educación no es hipotética pero  más bien está basada exclusivamente en experiencias de aprendizaje prácticas. Estas experiencias incluyen aprendizaje  basado en lo que los niños descubren por sí mismos, y tiene un enfoque fuerte en la educación empresarial  que tiene como objetivo evitar que los niños queden atrapados en el círculo vicioso de la pobreza en la edad adulta. Por encima de todo, La Escuela Para la Vida Beluga, salvaguarda el derecho de los niños a la felicidad.

El proyecto fue creado en el año 2005 por Niels Stolberg, Presidente y CEO de la Beluga Shipping GmbH. La Escuela Para la Vida Beluga fue nombrada por la Comisión Alemana de la UNESCO como un “proyecto oficial de la Década en Educación Para el Desarrollo Sostenible.” Por otra parte, también es reconocido por la Comisión UICN para la Educación y Comunicación (CEC) y participa en la Iniciativa de “Plantar-por el -Planeta”.

Para mas información visite: www.beluga-schoolforlife.com   or  www.beluga-schoolforlife.com/movie.php