08.7.2020

20 años de la Carta de la Tierra en México

El pasado 30 de junio, la Red Mexicana de Carta de la Tierra conmemoró el Vigésimo Aniversario de la Carta de la Tierra, a través de un conversatorio titulado “20 años construyendo esperanza con la Carta de la Tierra en México”.

Dicho conversatorio contó con la participación de 44 puntos focales y afiliados de la Carta de la Tierra de México, en donde 17 integrantes compartieron experiencias y acciones realizadas. El conversatorio inició con las palabras inaugurales de Mateo Castillo responsable en México de la Iniciativa Internacional de la Carta de la Tierra dando un informe sucinto de los logros durante estos 20 años, la celebración estuvo integrada por diferentes presentaciones que conformaron tres paneles de exposición, los cuales fueron:

Panel I: “La Carta de la Tierra en la Educación”, compartiendo las experiencias generadas en el ámbito educativo, contó con la participación de Shafía Súcar Succar, Universidad de Guanajuato, Norma Mota, Universidad Autónoma de Coahuila, Leodan Portes, las Universidades Tecnológicas y Politécnicas, Eder Medina desde el Colegio de Bachilleres de Chiapas, Norma Flores, CECyTEM Michoacán y Fernando Treviño, Tecnológico Nacional de México.

Panel II: “La Carta de la Tierra como referente Legislativo”, estuvo compuesto por las participaciones de Yesenia Hernández, quien compartió las experiencias en el congreso de Oaxaca, María Elena Mesta quien compartió las experiencias en la Alcaldía Benito Juárez en la Ciudad de México y Francisco Javier Camarena con las experiencias relativas a sentencias en la Corte.

Panel III: “La Carta de la Tierra presente en el Arte y la Cultura”, contó con la contribución de Norma Cárdenas a través de su proyecto Festival de Poesía, Verónica Kugel con el libro “La Carta de la Tierra en lenguas indígenas», la Unidad Académica de Chapulhuacán con el mural “Abrazar la Tierra”, Emma Alcocer con “Cuentos por la Tierra y cantos por la paz” y José Adrián Figueroa con su programa desarrollo comunitario y la Carta de la Tierra en náhuatl.

Esta singular celebración de casi tres horas mostró las experiencias más significativas que durante estos veinte años se han implementado en México. Los principios y valores de la Carta de la Tierra se hicieron presentes mediante una meditación colectiva dirigida por Alberto Calvet, el arte en participaciones musicales de Emma Alcocer, Rocío Vega y José Luis Pedraza; así como en las experiencias educativas de niños, jóvenes y comunidades indígenas, proyectos de formación, responsabilidad social, políticas públicas y legislativas que han realizado los puntos focales y las organizaciones afiliadas a la Carta de la Tierra.

Al cierre de esta actividad Mirian Vilela, Directora Ejecutiva de Carta de la Tierra Internacional, brindó el siguiente mensaje: “…veo una chispa en cada uno de ustedes que les hace estar ahí y tener ganas naturales de contribuir con el bien común…el gran trabajo que tenemos todos los que estamos implicados en estos procesos de transformación social…va mucho más allá de un compromiso laboral o de proyectos, trasciende las fronteras de un trabajo o de un proyecto de investigación. Eso es lo que yo veo en cada uno de ustedes, un compromiso y un llamado a contribuir con el bien común…

…El proceso que han realizado en México es un ejemplo de capacidad, de articulación entre seres humanos comprometidos, mucha más allá de las instituciones…ahora les toca continuar con la visión de Carta de la Tierra en una colaboración intergeneracional, fortalecer a los que vienen adelante, pero también ser humildes y tomar la visión de quienes están detrás… y así tener una visión común y compartida a través de las diversas generaciones…”

El conversatorio se visualizó por Facebook y Youtube de la Carta de la Tierra Internacional. Actualmente, se cuentan con 976 aliados en todo en el país, y sigue siendo el marco ético y movimiento vivo para personas, instituciones y organizaciones que buscan transformar conciencias en acción para la construcción de sociedades dignas, pacíficas y sostenibles en México.