21.5.2021

Seminario del Día de la Tierra con Satish Kumar y Lynne Twist

El 22 de abril, se llevó a cabo un seminario en línea moderado por Mirian Vilela titulado “Restaurar nuestra relación con la Tierra: un enfoque educativo para una nueva civilización” en celebración del Día de la Tierra, con Lynne Twist y Satish Kumar como charlistas. Las premisas subyacentes fueron: todos los días es el Día de la Tierra y se restablece nuestra relación con la Tierra. Aproximadamente 120 personas participaron en el evento en vivo.

Se abordaron las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el tipo de educación que se necesita para abordar los desafíos de los tiempos actuales?
  • ¿Cuáles son las claves del aprendizaje transformador?
  • ¿Cómo se podría incluir la conexión con la naturaleza en los procesos educativos?
  • La Carta de la Tierra menciona: “Debemos darnos cuenta de que cuando se han satisfecho las necesidades básicas, el desarrollo humano se trata principalmente de ser más, no tener más”. ¿Cómo podemos cultivar esto?

La educación requiere cambios fundamentales en sus fundamentos filosóficos y actitudes a medida que nos adentramos en nuevos tiempos. Estamos entrando en la era de la ecología, de la naturaleza, y la educación para la era industrial está obsoleta a medida que los seres humanos y la naturaleza se convierten en el fin, en lugar de la riqueza. La educación debe reforzar la noción de ser más, en lugar de tener más.

El cambio puede ocurrir y llegar rápidamente cuando cambia la visión del mundo. La educación transformadora es esencial para transformar y despertar a nuevas formas de ver. Es necesario educar en inteligencia emocional y en cómo afrontar no solo nuestra propia supervivencia, sino también centrarse en la evolución, la transformación y afrontar la vida cotidiana.

La realidad está hecha de relaciones entre objetos y sujetos, no de elementos o sujetos desconectados como se ve en la mayoría de los sistemas educativos. Los sujetos y los objetos existen sólo en relación unos con otros y la educación necesita evolucionar hacia una visión del mundo interrelacionada, interconectada e interdependiente.

“Tener” es la maldición de la civilización moderna (Kumar) y la educación ha jugado un papel importante en el mantenimiento y desarrollo de esa visión. Tener transforma la abundancia en escasez de recursos e imposibilidades para muchos que ni siquiera obtienen lo suficiente. El mundo debe ser un mundo tú y yo, en lugar de un mundo tú o yo (Twist).

Las instituciones, incluida la religión, promueven una mentalidad de escasez, de ahí la necesidad de tener más para sobrevivir. La sociedad necesitará generar instituciones que sean fieles al mundo y cambiar a una nueva visión de lo suficiente y suficiencia donde lo femenino y lo joven traerán una etapa evolutiva.

Es importante destacar que la naturaleza es fuente de vida, no un recurso para la economía. Los humanos tampoco son recursos, la economía es un recurso y la producción y el consumo son los medios para un fin, es decir, el bienestar y la integridad de la Tierra es una revolución. La economía se ha convertido en una religión que necesita ser cambiada para que la naturaleza y la Madre Tierra sean centrales en la vida de las personas y todas las formas de vida se conviertan en una familia.

Los cambios revolucionarios solo vendrán desde los márgenes a través de movimientos de base, no desde los centros de poder. Las ideas de educación holística que involucran tanto al cerebro como al cuerpo y las conexiones de los estudiantes con las comunidades a nivel de base ejercerán influencias que los grandes centros no podrán sostener y que necesariamente tendrán que cambiar. Las generaciones más jóvenes se están moviendo y las generaciones mayores tendrán que unirse y trabajar en tales movimientos.

El sueño del crecimiento infinito es un cuento de hadas, y ese sueño debe cambiarse por uno de bienestar para el mundo. Es decir, como menciona la Carta de la Tierra: Debemos darnos cuenta de que cuando se han satisfecho las necesidades básicas, el desarrollo humano se trata principalmente de ser más, no tener más. La clave de la sostenibilidad está precisamente ahí.