24.11.2021

¿Cómo reconectar con lo esencial a través del voluntariado?

Escrito por Laura María Rodríguez Uribe, Joven Líder de la Carta de la Tierra

Mi nombre es Laura María, y desde 2020 soy una Joven Líder de la Carta de la Tierra apasionada por impulsar la sostenibilidad y la coherencia como la base de nuestra vida. Creo y defiendo que las acciones individuales y colectivas, deben ir alineadas a una conexión profunda y genuina con nuestro presente y futuro, así como con el entorno natural y social que nos rodea. Es por esto que en este escrito quiero hablar desde mi experiencia y los aprendizajes que me han dejado los diversos voluntariados en los cuales he tenido la alegría de participar.  Es un tema fascinante que merece ser abordado como una forma de dar respuesta a problemáticas complejas y de reconectar con la esencia del servicio y la humanidad.

Ser voluntario va más allá de querer desarrollar actividades de interés general y de manera solidaria sin recibir una contraprestación económica o material, es reconocer que no se requiere un talento extraordinario para serlo sino una buena dosis de humildad, empatía y disposición de colaborar en conjunto por una causa común, compartiendo habilidades, fortalezas y pasiones.

Son incontables las ventajas y beneficios positivos de hacer un voluntariado, entre ellos está el crear valores colectivos desmitificando prejuicios y estereotipos, entendiendo realidades ajenas y dignificando la condición humana. La satisfacción del voluntario no solo se origina de la pertenencia a un grupo de trabajo alienado por un mismo objetivo sino por la contribución desinteresada al mundo o a su comunidad local.

El voluntariado es un acto de amor por cualquier forma de vida, es la manera cómo podemos vernos reflejados en otros contextos y comprender la relación de igualdad y correspondencia que existe con otros seres humanos. La capacidad de ponerse en los zapatos de otros no es otra cosa que dejar aflorar la compasión que tanto necesita la humanidad.

Los aprendizajes adquiridos a la hora de vincularse a un voluntariado no solo se reflejan en el crecimiento personal de los voluntarios, sino en su capacidad profesional de tomar decisiones y ser un activo muy valioso para las organizaciones que cada vez buscan que el recurso humano de sus equipos sea integral y sensible a las problemáticas globales.

¿Para ti que estas leyendo este articulo qué es el voluntariado? He recopilado algunas opiniones de diferentes Jóvenes Lideres de la Carta de La Tierra sobre lo que significa el voluntariado para ellos, que seguro serán una inspiración y motivación para sumarse a alguno.

“Ser voluntario saber entregar tu cuerpo, mente y alma a un objetivo más grande que tu… Servir”.
Luis Felipe Guevara Díaz, México

“Es compartir tiempo y conocimiento para construir el mundo con el que soñamos. Es asumirnos como parte activa del cambio y en el camino encontrarnos con personas y experiencias maravillosas que nos hacen crecer, aprender e inspirarnos a seguir trabajando con amor, entrega y esperanza”.
Catalina Gómez, Costa Rica

“Para mí ser voluntario es formar parte de una comunidad compartiendo los mismos valores, actuar juntos por un futuro mejor, inspirar a los demás y ser inspirado por tus compañeros, siempre con empatía y respeto por nuestra Madre Tierra”.
Noémie Plumier, Francia y Canada

“Ser ayuda. Anclar con uno mismo”.
Lizzie Wang, China

“Personalmente creo que el voluntariado es retribuir a través del acto de servir para proteger la tierra y sin una remuneración. Es una forma en la que aprecio la tierra por albergar a la humanidad. Además, de cumplir con mi deber cristiano de proteger la naturaleza”.
Anthonette Quayee, Liberia

“Para mí ser una persona voluntaria significa tener voluntad de hacer algo o luchar por algo que se mueve desde nuestras pasiones, desde nuestro sentir de justicia social, ambiental y económica”.
Laura Restrepo, Colombia

“Para mí, ser voluntario significa tener la oportunidad de brindar un granito de arena al mundo mientras me cultivo como ciudadana del mundo”.
Astrid de La Lastra, Panamá

“Para mi ser voluntaria es una manera importante de contribuir a la sociedad aportando lo más valioso que tenemos, el tiempo. Y donde también enriquecemos nuestro ser”.
Erika Chuck, México

“Para mi ser voluntaria significa darle voz de quienes han luchado antes que nosotros para hacer que todo valga la pena para lograr un mundo mejor”.
Yaneri García, México

“Para mí, ser voluntario es una oportunidad de mostrarle al mundo una porción de la bondad de nuestro Señor Jesucristo de una forma única.”
Victor Okechukwu, Nigeria

Aunque, el voluntariado se puede concebir desde múltiples perspectivas y definiciones hay que reconocer que la gran mayoría son positivas e inspiradoras e invitan a experimentarlo por lo menos una vez en la vida. Te invito a sumarte a cualquier iniciativa que conecte con tu corazón. Esto no solo te abrirá el camino para trabajar con propósito, sino que te permitirá crear relaciones con personas que también están alineadas a tu visión.

La Carta de la Tierra es un movimiento mundial que nos invita, a través de sus principios, a replantearnos nuestros valores y a elegir un camino coherente con la ética en donde entendemos que todos estamos conectados y que solo a través de la esfuerzo personal y colectivo podremos llevar a cabo acciones puntuales que promuevan una sociedad más justa y sostenible.

En la página web de la Carta de la Tierra hay programas de educación en línea que tienen un énfasis en la importancia de incorporar valores y principios de sostenibilidad en los procesos de aprendizaje y toma de decisiones. Adicional a esto, existe un programa de voluntariado para jóvenes que quieren ser Lideres de la Carta de la Tierra, como yo y muchos otros jóvenes alrededor del mundo que le apostamos a un cambio generacional y consciente.  Los requisitos para serlo son finalizar con éxito el curso en Liderazgo, Sostenibilidad y Ética (LSE) y comprometerse a ser un miembro activo de la red global de la organización, poniendo en práctica los principios de la Carta de la Tierra en su comunidad local, facilitando talleres prácticos o escribiendo artículos de interés. Actualmente, existen una serie de becas que se ofrecen a través de una campaña de crowdfunding que busca darle un mayor alcance al curso LSE.

Soy una Joven Líder de la Carta de la Tierra y he tenido la oportunidad de ser parte de diversos voluntariados a en Colombia y Brasil y hoy quiero invitar a los jóvenes apasionados por la sostenibilidad y el impacto social a unirse a esta red global y convertirse en agentes de cambio en su contexto local.