21.5.2021

Seminario del Día de la Tierra con Leonardo Boff y María Novo

El 22 de abril del 2021 en un Webinar moderado por Mirian Vilela titulado Diálogo: Una educación hacia una civilización planetaria y ecológica participaron María Novo y Leonardo Boff como panelistas. Participaron alrededor de 600 personas en el evento en vivo.

El gran tema fue restaurar nuestra Tierra y las preguntas que guiaron las intervenciones fueron:

  • ¿Cuál es el papel de la educación que nos puede llevar hacia una civilización planetaria, ecológica, comprometida con esta manera de restaurar nuestra Tierra?
  • ¿Cuáles son los aspectos esenciales de la ética planetaria que necesitamos promover en la actualidad y cómo esta ética puede incorporarse en procesos educativos?
  • ¿Cómo generar procesos educativos que nos impulsen a actuar para transformar la crisis de sostenibilidad que vivimos?
  • ¿Cuál debe ser el papel de la Carta de la Tierra para este nuevo abordaje de la educación hacia una nueva civilización?

Los escenarios educativos trabajan con las medidas de tendencia central y es tiempo de trabajar con los extremos ante situaciones extraordinarias que generen cambio y creatividad. Hay mucha explotación del ser humano y situaciones de irreversibilidad y destrucción en el planeta, de incertidumbre y desigualdad creciente ante una diversidad ecológica y humana. Todo por el beneficio económico que genera falta de sentido en la vida.

Ante los problemas planetarios y humanos los que están en el poder hablan de mitigar, no plantean situaciones sistémicas dado el paradigma de crecimiento económico continuo e ilimitado. Esto genera graves problemas para la educación en la que se requiere un nuevo comienzo, como se expone en La Carta de la Tierra, no un mejoramiento.

El coronavirus cayó como un rayo, es un contraataque de la Madre Tierra contra la humanidad (Boff) y el retiro existencial que generó es tiempo para reflexionar y abrir posibilidades en la casa común que es la Tierra. Es imperativo cambiar nuestra relación con la naturaleza si queremos evitar virus más letales a futuro. La educación necesita generar una nueva mente y un nuevo corazón que entienda a la Tierra como madre, que seamos parte de la naturaleza y no dueños de ella. Tenemos que estimular la responsabilidad, el amor, la imaginación y la creatividad y empezar desde abajo, con niños y jóvenes.

La humanidad no evoluciona linealmente y la educación actual debe enseñar a tomar decisiones con datos escasos y en poco tiempo en pro de la supervivencia. Educar y enseñar son cosas diferentes; es importante enseñar pero también fomentar valores que se han abandonado como es el caso de las artes y aprender sobre otro tipo de saberes. La familia humana vive en la casa común y hay que educar en el cuidado que es la esencia de lo que podemos hacer unos por otros.  El conocimiento debe ser generado como búsqueda compartida con énfasis en habilidades, no en contenidos. Hay que suscitar preguntas y ayudar a pensar con el corazón, compartir recursos educativos, resolver conflictos y tomar decisiones mediante procesos cooperativos, entre otros.

Es importante educar para moderar los deseos a su justa medida.  El capitalismo explota y promueve el deseo desmedido. En La Carta de la Tierra hay un imperativo ético y las éticas vienen de la razón y la inteligencia para rescatar la razón cordial, colaborar, darnos las manos, salvaguardar la Tierra y sentirnos parte viva y consciente de la misma. Hacer la travesía de dominus (señor o dueño) a frater (hermano).  Una crisis como la del coronavirus pone de manifiesto la fragilidad y vulnerabilidad de todos y no se puede recuperar la normalidad porque lo de antes no era normal. Necesitamos tiempo para mirar hacia adentro con intención y desapego a todo lo que habíamos aprendido sin las prisas comunes de la sociedad que llevan a ocultar los problemas.

La CT nos crea un nuevo encantamiento, todos los seres vivos somos genéticamente similares, y la CT nos lleva a considerar que hay soluciones incluyentes cambiando la mente y el corazón. Es una propuesta de profundo humanismo, justicia social con justicia económica y paz; un camino de vida salvador para la Tierra y para la humanidad. Hay que dar un salto en el vacío con esperanza, no optimismo simple, sino esperanza que crece en el fondo del alma y del corazón.

La CT es el más bello documento de educación ambiental con aplicabilidad a todos los niveles educativos. Invita a celebrar la vida, con un gran final para trabajar en las fronteras de lo posible, soñar lo imposible, confiar en lo improbable (Novo).

Encuentre aquí la grabación de este evento: