News

Un curso de posgrado en educación usando la Carta de la Tierra

Por Sam Crowell

Acabo de terminar de impartir un curso intensivo de dos semanas de posgrado en la Universidad Saint Michael (Saint Michael’s College)Shaping the future 3 titulado Dando forma al futuro: Educando para una ciudadanía consciente, sostenible y global. Ubicados en Colchester, Vermont, aprovechamos el hermoso paisaje del campus y ampliamos el aula para incluir el sol y el cielo, los árboles imponentes, los jardines multicolores y la soledad de los espacios abiertos. Una “tarea emergente” invitó a los estudiantes en su propio tiempo a explorar el mundo natural notando atentamente los cinco patrones básicos de la Naturaleza: espirales, ramificaciones, líneas curvas serpenteantes, hexágonos y explosiones creativas. El último día de clase, los estudiantes prepararon una celebración de cierre inspiradora y emotiva que incluyó una galería de sus esculturas creadas que representaban estos patrones y una declaración del artista que abordaba el significado simbólico detrás de sus esculturas. Fue increíble.

El curso fue diseñado para explorar cómo la ciudadanía global y planetaria son formas de aprendizaje cívico y necesariamente incluyen temas como la paz y los derechos humanos, la comprensión intercultural, el respeto por la diversidad y la inclusión. La Carta de la Tierra, la que fue un foco central de atención, es fundamental para entender los valores detrás de estos temas.

Como curso de posgrado en educación, utilizamos la Carta de la Tierra, mis dos libros electrónicos sobre la Pedagogía de la Carta de la Tierra, el libro de Catherine O’Brien sobre Felicidad Sostenible y La Circularidad de la Vida de Jane Cull, que se basa en las ideas de Humberto Maturana. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 4.7 fue el “contenedor” organizador que reunió temas e ideas dispares.

También se integró en el contenido de este curso una comprensión básica y práctica de la atención plena y cómo se puede relacionar con la sostenibilidad. Parte de la conciencia consciente es ayudar a los estudiantes a desarrollar la capacidad de influir positivamente y crear futuros personales que puedan beneficiar al mundo, vidas que no solo se basan en habilidades intelectuales fundamentales, sino que también se orientan hacia el cuidado, la compasión y el amor. El aprendizaje transformativo necesariamente cambia la naturaleza de la conciencia de uno. Aprender a usar nuestra conciencia para ver cómo enfocamos la atención en la fragmentación y las estructuras lineales y jerárquicas en lugar de los conjuntos conectados, abiertos y entrelazados es fundamental para internalizar la visión del mundo representada por la Carta de la Tierra y la nueva historia cósmica de nuestro tiempo.

Los supuestos de Conexión, Relación, Cuidado y Pensamiento Sistémico se entrelazaron con el tejido intelectual y experimental del curso. Modelaba la pedagogía de la cognición encarnada, el aprendizaje experimental, los materiales multisensoriales y la interacción grupal. Quizás lo más importante, sin embargo, era un fuerte sentido de comunidad. Se abrazó la participación y responsabilidad del grupo. También estuvo presente la voluntad de procesar profundamente la experiencia no lineal y aplicar nuevos conocimientos y percepciones a situaciones reales.

Quizás los estudiantes puedan articularlo mejor:

– “Lo que este curso me inculcó es la noción de que no estoy solo en creer que el “parentesco con toda la vida” es vital si queremos continuar no solo viviendo, sino prosperando en nuestra Tierra compartida”.

– “Estoy inspirado a practicar los valores de la Carta de la Tierra en mi propia vida y ayudar a inculcarlos en mis alumnos”.

– “Este curso me ha ayudado a ver mi propia verdad, ser parte de lo que estoy “viendo” y sentirme conectado con el contexto más amplio”.

– “Esta sensación de interconexión me ha impactado profundamente. Creo que puede tener el mismo impacto en mis alumnos”.

– “Tengo la intención de ser un participante más activo en la curación de nuestro mundo”.