News

El Testimonio de Sofía Camacho a bordo el Barco Mundial para Jóvenes Líderes

sofia-camachoDurante los meses de enero y febrero del 2016, más de 240 jóvenes de 12 países navegaron a Japón, India y Sri Lanka a bordo del Nippon Maru; el barco Barco Mundial para Jóvenes Líderes (SWYL) convocado por el Gobierno de Japón, con el objetivo de conocer proyectos sociales y ambientales y contribuir a la creación de una cultura de cooperación entre los países.

Durante el programa del Barco Mundial para Jóvenes Líderes (SWYL) Sofía Camacho participó como representante de la Carta de la Tierra (Earth Charter) y vocera de la Agenda post 2015. Como los 11 delegados mexicanos, fue seleccionada entre 1,300 candidatos por la Embajada de Japón en México, el Instituto Mexicano de Juventud (IMJUVE) y la asociación de ex participantes SWYAA México. Durante el seminario a su cargo, dio a conocer la cultura mexicana y casos de éxito de conservación en México gracias a alianzas estratégicas con Earth Charter International, Centro de Información de Naciones Unidas México (CINU), la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), Vice México, así como organizaciones entre las que se encuentran Reforestamos México y el Huerto Roma Verde.

delegación-mexicana-en-vestuarios-tradicionales

A continuación, por favor encuentre la historia de primera mano de la experiencia de Sofía en el barco …


Carta personal al océano y a la tierra

Testimonio medioambiental del Barco Mundial para Jóvenes Líderes

Por más de un mes me entregué a la vida del océano. A bordo de un barco mágico lleno de encuentros y de voces, vi peces voladores, delfines, aves pescadoras, barcos de carga, barcos piratas. Llené mis pulmones de calma y sentí en el estómago el vaivén brusco de la tormenta. Así, como si vinera con la brisa continua, fue instalándose la idea en mi mente: todo depende del océano. Finalmente, ocupa la mayor parte del planeta y todo ser viviente depende del agua.

El Barco Mundial para Jóvenes Líderes, programa del Gobierno de Japón, es una celebración al papel central que el océano juega en nuestra vida biológica, social y económica. Más del 80% del volumen del comercio mundial –y con ella la interacción social y el intercambio cultural- es vía marítima. Tiene sentido que una iniciativa tan única en el mundo, venga de una nación insular: de una sociedad que intermitentemente se ha abierto y cerrado al mundo, al abrir o cerrar sus costas a personas y a productos. SWYL, por sus siglas en inglés, es un programa diseñado y ejecutado con la precisión japonesa para que jóvenes provenientes de 12 países conozcan casos de éxito de intervención social y ambiental de todo el mundo. “El Barco”, como ahora lo llamamos con cariño, es un referente cultural y de vida que los más de 260 participantes atesoraremos toda la vida.

swyl-sharing-mexican-culture

Haciendo eco de la Carta de la Tierra

Las primeras horas que habíamos aterrizados en Tokio fue a nuestro encuentro Wakako Hironaka miembro la Organización Global de Legisladores para un Medio Ambiente Equilibrado GLOBE y Directora de la Agencia del Medio Ambiente de Japón. El asombro fue mutuo: ella nos miraba con ojos llenos de trayectoria y esperanza; nosotros los reflejábamos con una chispa de fascinación, de todo lo nuevo que su país tenía por ofrecernos. Inspírenlos, fue el mensaje que nos dio,  al enterarse que ofreceríamos un seminario sobre iniciativas ambientales en México y un taller para presentar la Carta de la Tierra, como un movimiento global y un instrumento que podría guiar nuestros proyectos hacia un mundo más sustentable y pacífico.

workshop-on-swyl-on-earth-charter-and-sdgs

En el formato de Seminario de jóvenes participantes, lideré la presentación de la Carta de la Tierra y sus posibilidades de aplicación en cada uno de nuestros países. Fue ahí donde impartimos la versión tropicalizada de la capacitación recibida en nuestro proceso de preparación en Monterrey, México. Donde Amorita Salas Westphal, nos invitó a sentir la tierra en nuestros pies descalzos, nosotros invitamos a los más de 40 asistentes a ser conscientes del movimiento del océano. Compartimos experiencias de conservación de tortugas en Sri Lanka, de ballenas en Australia, así como aventuras en kayaks construidos con botellas de PET en Nueva Zelanda y las formas de colaboración que cada uno veíamos desde nuestros proyectos e iniciativas.

 

El óceano del mundo

sofia-camacho-y-violeta-garcía

En general, todos volvimos a casa con la convicción que es nuestra generación la que debe actuar de manera inmediata. Personalmente, entendí que la convicción de transformar debe ponerse en acción sin limitaciones fronterizas –como el océano. Los problemas ambientales que enfrentamos hoy requieren acciones articuladas e individuos conectados en todas las naciones. Es importante que la biodiversidad y la diversidad cultural permanezcan y sean reconocidas para ofrecer –a través de su sola permanencia– soluciones y alternativas de vida para todos.