News

Evento CT + 15 en el Parlamento de las Religiones del Mundo

El domingo 18 de octubre, durante el Parlamento de las Religiones del Mundo celebrado en Utah, EE.UU., se llevó a cabo un seminario titulado “La Carta de la Tierra y la Nueva Agenda de Desarrollo de la ONU¨, con la participación de tres oradores, entre ellos Mary Evelyn Tucker, Kusumita Pederson y Rick Clugston.

He aquí un resumen de los puntos clave que se plantearon:

 

-Mary Evelyn Tucker. Ver video aquí.

Como miembro del Comité de Redacción de la Carta de la Tierra, la Sra. Tucker explicó brevemente cómo se escribió la Carta de la Tierra. Enfatizó en que la Carta es un documento de la sociedad civil que trata de incluir a todos los sectores y temas de diferentes continentes. La idea inicial se presentó ante la Cumbre de la Tierra en 1992 y la redacción de la Carta de la Tierra fue un proyecto participativo que tomó una década.

El contenido de Carta de la Tierra son los principios éticos que se unen a las cuestiones prácticas y políticas. La Carta muestra la integridad ecológica, la justicia y la paz. Ofrece una nueva perspectiva sobre la conexión entre las personas y el planeta. El lenguaje de la Carta es inclusivo e inspirador. La oficina de la Secretaría de la Carta de la Tierra Internacional se creó en la Universidad para la Paz en Costa Rica para guiar este movimiento. Señaló: “La tierra está viva”; y recordó que, en la Conferencia de Río de 1997, cuando el primer borrador fue discutido, los participantes indígenas estaban llorando porque su visión del mundo se incluyó en un documento internacional por primera vez.

La Sra. Tucker sugirió que: “La Carta de la Tierra representa y refleja un lenguaje de un movimiento a partir de una declaración de independencia hacia una declaración de interdependencia”. El mundo necesita un nuevo cambio, que no es sólo para los individuos, sino para toda la comunidad de la tierra, todos los seres humanos, los animales y toda la vida en el ecosistema. Se trata de una nueva era geológica y todos formamos parte de esta gran transición. La fuerza y las acciones de energía de las personas podrían hacer un cambio y ayudar a florecer a la tierra.

La Sra. Tucker señaló que las personas están atravesando una nueva “migración”, tal como las aves y las tortugas al encontrar su casa. Con la Carta de la Tierra, debemos encontrar el camino a casa, de vuelta a la comunidad de la tierra.

– Kusumita Pederson. Ver video aquí.

La Dra. Kusumita Pedersen es profesora de Estudios Religiosos en el St. Francis College en Nueva York. Ella presentó la Carta de la Tierra en el contexto más amplio de la ética global. Al igual que la Declaración Universal de Derechos Humanos, que enfatiza la dignidad humana, la Carta de la Tierra también realizó una amplia investigación necesaria para encontrar una ética universalmente aplicable.

La Dra. Pederson explicó que las personas tienen diferentes visiones del mundo: la forma en que uno ve las cosas y lo que uno cree que es real. Por ejemplo, algunas personas pueden creer que ciertos grupos de personas o seres son menos valiosos que otros grupos.

La Carta de la Tierra es distintiva porque honra a todas las comunidades vivientes, incluyendo a diferentes grupos de seres humanos y las distintas formas de vida. Este es un cambio de paradigma. Aunque no menciona a Dios, la Carta de la Tierra utiliza el lenguaje de la espiritualidad. Por ejemplo, el Preámbulo señala: “La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado.”

Los problemas ambientales tienen el potencial de afectar las visiones del mundo de las personas y de causa guerras y conflictos. Los asesinatos y genocidios a menudo ocurren cuando hay crisis de recursos o de escasez de alimentos (tales como las sequías en el Medio Oriente y los factores ecológicos en el genocidio de Ruanda) y como resultado, se les dice a algunas personas que son menos importantes de lo que son. La Carta de la Tierra fue el primer documento internacional que utilizó la palabra amor. Representa la visión del mundo opuesta al genocidio y a todo tipo de discriminación. Las ideas centrales de la Carta de la Tierra son la justicia, la paz y la sostenibilidad.

La Dra. Pederson también hizo eco del pensamiento de la señora Tucker sobre que la estrategia de la sociedad civil se adopta deliberadamente en la Carta de la Tierra y que la Carta es aceptada por la UNESCO.

– Rick Clugston. Ver video aquí.

Rick Clugston realizó una breve descripción de la evolución y la negociación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y utilizó la Carta de la Tierra como un marco de evaluación para mirar los ODS. Lanzado en el 2000, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) se centraron en ayudar a las personas frente a las desventajas y a la pobreza, en mejorar sus condiciones de vida, la educación, la salud y los ingresos en un período de 15 años.

Los ODM lograron algunos resultados exitosos, sin embargo, en la Conferencia de Río + 20 en el 2012, la gente sabía que los ODM no fueron suficientes para hacer frente a muchos desafíos y que la sociedad global necesitaba crear nuevos objetivos de desarrollo. La pregunta central es: ¿cómo podemos crear un mundo que permita el desarrollo para todos y el florecimiento del sistema ecológico? Durante el 2013 y el 2014, los gobiernos y la sociedad civil negociaron intensamente los ODS. Los ODS afirmaron que es necesario un cambio fundamental del actual paradigma económico hacia una nueva visión sostenible del mundo para proteger a toda la comunidad de la Tierra.

El Sr. Klugston citó a Klaus Bosselmann, un reconocido estudioso del derecho ambiental que ha estado promoviendo la Carta de la Tierra durante muchos años:

La Carta de la Tierra ofrece una fuerte definición de desarrollo sostenible, reconociendo los tres pilares estándar: sociales, ambientales y económicos, pero los organiza de una manera particular. El «Medio ambiente» no es solo la base de recursos para el consumo humano, no es sólo uno de los tres factores a considerar. Más bien, incorpora a la gran comunidad de la vida, incluyendo los seres humanos y a los sistemas de soporte de vida de los cuales todos dependemos. Este cambio hacia una perspectiva centrada en la vida marca una diferencia clave entre la sostenibilidad “débil” y “fuerte”. Por otra parte, la dimensión social (articulada en la Carta de la Tierra en términos de principios de la justicia económica y social, la democracia, la no violencia y la paz) representa un conjunto de pre-requisitos y metas para el desarrollo sostenible en lugar de consideraciones negociables o meramente opcionales.

La Tierra misma y toda la comunidad de vida poseen valores inherentes. El Sr. Clugston concluyó que estamos pasando de un mundo desigual basado en el consumo de combustibles fósiles hacia un mundo mejor que va más acorde con la visión de la Carta de la Tierra.