News

Las dimensiones intrínsecas del cambio climático: en solidaridad con los ecologistas jóvenes en los EE. UU.

Del 21-25 de marzo de 2018, tuve la oportunidad de asistir al retiro de Dimensiones Intrínsecas del Cambio Climático para Jóvenes Ecologistas de América del Norte en Costa Rica. Este retiro fue organizado por el Global Peace Initiative of Women (GPIW) en asociación con la Carta de la Tierra Internacional y financiado por la Fundación Kalliopeia con la intención de fomentar el diálogo sobre el cambio climático y despertar nuestra conciencia de nuestra relación con la Madre Tierra. IMG_2701

Este retiro fue uno de los muchos retiros regionales de “Inner Dimensions of Climate Change”, que reunieron a jóvenes ecologistas y mentores espirituales para examinar las causas y soluciones más profundas del cambio climático. El retiro reunió a 28 jóvenes ecologistas de EE. UU., República Dominicana, México, Costa Rica y Colombia. El programa comenzó con una visita al Centro de la Carta de la Tierra para presentar la historia de la Carta de la Tierra y cómo utilizarla como una herramienta importante en el diálogo espiritual.

Tuvimos el honor especial de recibir a uno de los jóvenes miembros indígenas, Pacha K’anchay, de la tribu Kogi en Colombia. Pacha dirigió una ceremonia en el Parque de la Paz, donde bendijo la tierra y dio un mensaje para nuestro tiempo del mundo natural.

Luego salimos para Puerta a la Vida, un eco-lodge ubicado en Puntarenas, donde pasamos el resto de los días en diálogo, reflexión y descubrimiento. Los mentores espirituales facilitaron las sesiones de diálogo. Las sesiones incluyeron comprender el alcance completo de la crisis, encontrar las raíces más profundas de la crisis actual, las dimensiones espirituales de la crisis, revisar nuestro activismo personal y estrategias, y finalmente consolidar un movimiento estadounidense en torno al cambio climático y el cuidado de la Tierra.

Los mentores Dena Merriam, Hanne Marstrand Strong, Swami Atmarupananda, Sraddhalu Ranade y Mindahi Muñoz compartieron la sabiduría de sus diversas tradiciones y experiencias. El mentor Sraddhalu Ranade de la India habló primero sobre los problemas más grandes que nos enfrentamos hoy en día para comprender cómo comunicar estos problemas a los demás. Desde el comienzo de estos diálogos, fue muy evidente que muchos de estos participantes estadounidenses enfrentan graves dificultades en sus comunidades y que los diálogos de los mentores tuvieron que adaptarse a esto. El concepto de un lugar seguro fue muy importante asegurar desde el principio, haciendo que todos se sientan bienvenidos y seguros para expresarse como lo deseen.

Las sesiones continuaron, Sraddhalu luego habló sobre memes que son tautologías, ideas o pensamientos iniciales. Uno de los memes más interesantes fue el meme, “la evolución sucedió por casualidad”. Según Sraddhalu, la conclusión de esta mentalidad es que no hay otra vida en el universo.IMG_2641

“Todo en la vida no es por casualidad, no hay que mirar las cosas como un producto de chance, sino mírelas como una forma o un propósito de expresarse”. – Sraddhalu Ranade

Las flores no florecen por casualidad; florecen porque quieren expresarse. Esta conversación me dio mucha inspiración e iluminación sobre cómo abordar conversaciones con personas que se sienten desconectadas de un ser superior o de nuestra Madre Tierra.

El día 2, nos enfocamos en las dimensiones espirituales de nuestra crisis actual. Aquí, escuchamos del mentor Mindahi Muñoz sobre cómo podemos aprender de la naturaleza para resolver nuestra crisis actual. Si somos capaces de conectarnos más con nuestros ríos, árboles, suelos, rocas y todos los paisajes, podemos escuchar lo que estos seres vivos intentan decirnos. Mindahi reforzó la importancia de estar abierto a una conexión espiritual con la naturaleza. Más tarde tuvimos una sesión productiva de World Café que ayudó a los participantes a conocerse más y conectarse a un nivel más personal.

El día 3, la agenda se adaptó a las necesidades de los participantes. Deseábamos más actividades interactivas en grupos pequeños. Una actividad dirigida por un participante se llama Corbett del libro “Regresando a la vida” de Joanna Macy. Todos nos sentamos en grupos de 4-5 bajo el gran Árbol de la Vida, un hermoso árbol Higueron en el eco-centro. Cada persona tiene un rol diferente, una persona indica su intención en la que le gustaría enfocarse después del retiro. Los otros en el grupo son voces diferentes en su vida. Una es la voz de la duda, la otra es la voz de sus antepasados, la otra es la voz de sus generaciones futuras, y la última es la voz de la Madre Tierra. Luego puedes rotar y cambiar roles. Me conmovió mucho esta actividad, fue uno de los momentos más impactantes para mí durante todo el retiro. Cada persona considera y aconseja su intención desde su propia perspectiva. Cuando tienes la oportunidad de cambiar entre grupos grandes y grupos pequeños, realmente ayuda que fluyan las emociones y los sentimientos. Muchas personas se sienten más cómodas hablando y abriéndose en grupos pequeños. Noté un fuerte sentido de comunidad y unidad entre todos después de que esta actividad tuvo lugar

 

Ser parte de este retiro como coordinador de jóvenes para la Carta de la Tierra fue especial para mí. Pude conectarme en un nivel profundo con muchos de los participantes; Construí relaciones y recuerdos que apreciaré para siempre. Muchas personas vieron el valor y la importancia de utilizar la Carta de la Tierra como parte de estos diálogos de espiritualidad. Especialmente cuando hay tensión y discordia. El mensaje más importante que tomé de este retiro es la importancia de escuchar, respetar todas las opiniones y pensamientos, y comunicar cómo te sientes. Está bien si todos no estamos de acuerdo, pero la única forma en que avanzaremos hacia la paz, la armonía y un mundo sostenible es si escuchamos y hablamos entre nosotros.

“Para seguir adelante, debemos reconocer que, en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz.” – Preámbulo de la Carta de la Tierra

Escrito por: Coordinadora e Proyectos de Jóvenes, Christine Lacayo