News

JLCT, Phat Nguyen, inicia proyecto para combatir los desechos marinos en Vietnam

Desechos Marinos- Hora de accion y colaboracion para hacer un cambio

Creciendo en Vungtau, una reconocida ciudad costera en Vietnam, mi vida siempre estuvo fuertemente vinculada con el océano. Fue un lugar limpio, seguro y divertido en el cual pude explorar y relacionarme con el mundo del océano. El océano es el hogar de diversos tipos de peces que juegan un papel como fuente principal de ingresos y fuente de alimentos nutritivos para mi comunidad y para mi familia, y como tal el océano ha ocupado un lugar importante en mi identidad.

A medida que nuestro país Vietnam crece económica y socialmente, un mayor número de personas pueden ganar más dinero para una mejor vida, promoviendo así la compra de más cosas y creando así más oportunidades de trabajo para la sociedad y un mayor impulso a la economía. Sin embargo, en mi criterio, dicho consumo por lo general está relacionado con algún tipo de plástico, como la envoltura de comestibles de plástico, la cual, tristemente, es rápidamente desechada en sitios públicos y océanos luego de usarla.  Esto ha causado que el océano, incluyendo las playas de mi ciudad natal, se vuelva cada vez más contaminado. De acuerdo con The Ocean Conservancy, Vietnam se encuentra entre los cinco países cuyos desperdicios representan más de la mitad de la fuga de desechos plásticos que terminan en el océano. La basura plástica que se filtra al océano representa un grave peligro para la vida marina, incluyendo los peces que tristemente consumen los desechos pensando que es su alimento, lo que finalmente resulta en asfixia y posteriormente su muerte.  Para el año 2050, se estima que la suma del peso de todo el plástico en el océano sea mayor que la suma del peso de todos los peces en el mar. (Neufeld, Stassen, Sheppard & Gilman, 2016, p. 29). La gente en Vietnam se ha acostumbrado a tirar basura y tiene poca conciencia de los impactos que causa en el medio ambiente. Esta es una de las razones principales por las cuales el acto de tirar basura de plástico prevalece en Vietnam. Es desafiante abordar este problema global.

marine debris

Como uno de los jóvenes líderes de Asia y el Pacífico, capacitado por la UNESCO y la Carta de la Tierra, me siento encargado de promover la phat2educación para el desarrollo sostenible, me siento responsable de abordar este problema de desechos marinos mediante el desarrollo de mi propio proyecto de protección y concientización medioambiental en mi ciudad natal. El proyecto se titula Chạy Nhặt, que literalmente significa “correr y recoger la basura a lo largo del océano” en vietnamita. Aunque comencé el proyecto en febrero de 2018, ha recibido hasta ahora más de 100 vietnamitas y extranjeros, tanto turistas como personas radicadas en el país. El proyecto se ha centrado en abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): ODS 3 – buena salud y bienestar, ODS 5 – igualdad de género y ODS 14 – vida submarina. Soy muy consciente que, en muchas culturas, a los niños y niñas no se les permite jugar deportes juntos, pero en mi proyecto derribamos esa barrera y hacemos amigos independientemente de su religión, nacionalidad, orientación sexual y raza. Además de la experiencia práctica, para asegurar la sostenibilidad del proyecto, he organizado múltiples discusiones con más de 250 estudiantes de primaria y secundaria en mi ciudad natal. El proyecto también ha inspirado a otras personas, que no viven en mi ciudad natal, para limpiar la basura en el lugar donde viven o visitan, incluyendo dentro y fuera de Vietnam.

A partir de ahora, se estima que mi proyecto ha recogido más de 100 kilogramos (equivalente a más de 200 libras) decleanup event basura de plástico. Debo admitir que aún falta un gran camino por delante para mi proyecto, de manera que se pueda evaluar si el proyecto sera exitoso o sostenible, sin embargo, a través del proyecto, puedo beneficiar a mi comunidad y a mi Océano, quien me ha dado mucho más de lo que yo he podido contribuir. Además, el proyecto me permite mostrar mi responsabilidad ante las futuras generaciones, que se merece el derecho de tener playas limpias y seguras. Las amplias discusiones con los jóvenes sobre este tema me hicieron sentir esperanza pues han demostrado un interés real en mantener limpio el océano al no tirar basura. Al mismo tiempo, me siento un poco avergonzado ya que esas futuras generaciones tendrán que resolver un problema causado por nuestra generación. Por esta razón, he advocado por facilitar las discusiónes de manera que los participantes eviten este error y actúen en lugar de sentirse culpables.

Chạy Nhặt me dio la oportunidad de cultivar mi empatía con los que aún contaminan el océano. En algunos momentos me siento muy frustrado por la cantidad de basura y esto me hace cuestionar constantemente acerca de toda la situación que hemos provocado y de alguna manera me hace perder la fe en la humanidad. Sin embargo, me di cuenta de que, en lugar de desperdiciar mi energía en pensamientos negativos, debería seguir adelante e inspirar a más personas a tomar medidas y hacer un cambio. Algunos pueden criticar mi proyecto diciendo que es una pérdida de tiempo y energía, ya que esto no aborda la causa del problema, y podría ser cierto desde la perspectiva de un alguien afuera; sin embargo, como un nativo de Vungtau que corre a lo largo sus playas cada mañana, yo soy testigo de cuántos desechos marinos se ven regados por la playa. Esto me hace sentir el dolor de nuestro Océano y ser testigo de la gran amenaza que nos espera, tanto para la generación actual como para la futura. Yo me atrevo y acepto el reto de tomar medidas y limpiar los lugares donde yo esté frente al Océano. ¿Tu crees que si el mundo deja de usar plástico, el océano estará libre de plástico como antes?

De hecho, actualmente la basura de plástico es uno de los principales amenazas de nuestro océano y no es el problema de un único país, sino del mundo entero, y por lo tanto la cooperación internacional es muy importante. Abordar el problema de los desechos marinos no es tarea única del gobierno, sino también de las corporaciones, las escuelas y todas las personas, y como tal creo firmemente que cada individuo puede ser un agente del cambio en este problema global al mantener limpio su hogar, y reducir la dependencia al plástico eligiendo los materiales reutilizables, tales como bolsas de tela, pajilla o popote de bambú, o botella de agua reutilizable.

Para finalizar mi reflexión, me gustaría referirme a una de las citas más conocidas de la madre Teresa, diciendo que “no todos nosotros podemos hacer grandes cosas, pero podemos hacer cosas pequeñas con gran amor “. Esto confirma mi creencia que quizás no estoy haciendo una “gran cosa” con mi proyecto, pero estoy mostrando mi fuerte compromiso, responsabilidad, y una actitud de nunca rendirse hacia un futuro mejor para la madre Océano, las futuras generaciones y mi propia comunidad.

Para más detalles acerca del proyecto Chạy Nhặt, por favor visita el siguiente link: https://www.facebook.com/runandpick

Aprovechando esta reflexión, también me gustaría hacer un llamado a la población en busca de colaboración e ideas para solucionar el problema que le hemos creado al océano. Si tienes experiencia o conocimiento en esta área, por favor contáctame al correo jinfa309@gmail.com

Escrito en inglés por Phat Nguyen
Traducido al español por Pacheco Vasquez Juan Jose
phat4

Esta reflexión fue escrita por Phat Nguyen, un vietnamita scholar del Programa de Becas Asian Peacebuilders. Es ex pasante de la Carta de la Tierra como facilitador del programa de jovenes  para el curso en línea sobre Liderazgo, Sostenibilidad y Ética para 30 jóvenes internacionales. Además, Phat fue seleccionado como uno de los líderes juveniles en el Taller Asia-Pacífico para el Entrenamiento de Liderazgo Juvenil en Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) en Bangkok, Tailandia.

Referencias:

Conservancy, O. (2015). Stemming the tide: Land-based strategies for a plastic-free ocean. Ocean Conservancy and McKinsey Center for Business and Environment, 48pp.

Neufeld, L., Stassen, F., Sheppard, R., & Gilman, T. (2016). The new plastics economy: rethinking the future of plastics. In World Economic Forum.