News

Descubrir a Nuestro Niño Interior para Curar el Mundo: Una Impresión de la Carta de la Tierra Holanda

Escrito por: Femke Lootens

¿Sigues subiendo los árboles a veces? ¿Cuándo era la última vez que hiciste algo sin un propósito? ¿Todavía se asombra por una pluma hermosa, una piedra, o un pequeño insecto? Estas actividades podrían ser esenciales para construir un mundo mejor, como yo lo viví durante el Encuentro Juvenil de la Carta de la Tierra.

En un día soleado de mayo, más de 40 estudiantes y profesionales que trabajan en sostenibilidad y educación participaron en un Meet Up organizado por los Amigos de la Carta de la Tierra Holanda. Hubo presentaciones sobre la educación para el desarrollo sostenible y como el arte nos puede conectar con la naturaleza, múltiples juegos interactivos, un picnic y un taller afuera adonde construimos una secuencia de vida en arcilla dejándonos experimentar algunas grandes lecciones.

NL Meet up

A partir de este día, una idea principal se me metió en la mente: que descubrir al niño en nosotros mismos nos ayudará a construir una sociedad global justa, sostenible y pacífica. ¿Por qué?

Porque necesitamos mirar el mundo a través de los ojos de los niños

Para los niños, el mundo es un lugar lleno de maravillas para descubrir todos los días. Ser sorprendido por la belleza de la naturaleza, admirarla y apreciarla todos los días nos ayuda a mantener nuestra cordura. Al lado de esto, ver nuevamente los problemas de la vida de una manera ligeramente diferente nos recuerda de su urgencia y que todavía están allí. Mirar el mundo con nuevos ojos es útil, pero también el arte es una herramienta poderosa para ver las mismas cosas bajo una luz diferente.

NL EC Meet up

Participantes haciendo una secuencia orgánica de la vida durante el taller. Construir una escultura común interactiva me enseñó lecciones que son difíciles de expresar en palabras.

Porque necesitamos sentir lo que estamos perdiendo

No sólo necesitamos ver de nuevo con los ojos frescos, también necesitamos sentir de nuevo. Los niños pueden estar indefinidamente tristes debido a un pájaro moribundo, imágenes de refugiados en la televisión o ver a una persona anciana enferma. Cuando crecemos, nos sentimos más o menos sensibilizados a ver cosas que pueden hacernos potencialmente tristes. Ya no lo sentimos mucho. Sin embargo, para valorar la tierra y la vida que alberga, necesitamos “oír dentro de nosotros los sonidos de la tierra llorando” (Tchich Nhat Hanh). No debemos temer aceptar la desesperación y llorar como un niño debido a la belleza que estamos perdiendo y las prácticas injustas presentes en este mundo. Es a través de esta desesperación que también podemos encontrar fuerza para actuar.

Porque tenemos que imaginar y soñar como un niño

¿Cómo es nuestra sociedad global, justa, sostenible y pacífica? Use su imaginación. Si no lo podemos ver en nuestra imaginación no quiere decir que no existe. Tenemos que visualizar cuál es la alternativa a las prácticas insostenibles actuales. No tenemos que empezar desde cero; otros visionarios nos han precedido. Podemos caminar en sus pasos y utilizar marcos existentes como la Carta de la Tierra o los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODGs) para guiar nuestro camino.

Porque necesitamos construir un futuro mejor

Ver y sentir los mayores desafíos de hoy es un comienzo, pero esto necesita evolucionar en acción. La acción puede ser en nuestras vidas cotidianas, a través de elecciones políticas, poniendo presión a través del activismo o el cabildeo para el cambio en su comunidad u organización. Un ejemplo de esto es la aplicación MAPTING creada por la Carta de la Tierra y Soka Gakkai Internacional. Esta aplicación te permite compartir tus propias acciones y proyectos sostenibles mientras también aprendes sobre los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y los principios de la Carta de la Tierra.

Tratemos de reconectarnos con estas características que podemos encontrar dentro de nosotros mismos. Busque a su hijo interior, nutrirlo y combinarlo con sus habilidades y conocimientos actuales para hacer de este mundo un lugar mejor para los niños y adultos actuales y futuros.